CIES - 25 años construyendo conocimiento para mejores políticas

Telefono: (51-1)264-9855

Impactos de la estructura familiar en hogares con niños y adolescentes en Perú-2007

    Se encuentra usted aquí

    • Usted está aquí:
    • Inicio > Impactos de la estructura familiar en hogares con niños y adolescentes en Perú-2007
Resumen del informe final: 

Esta investigación pretende ser un aporte a la discusión sobre la importancia de la estructura familiar en Perú. Para ello, se consideran las situaciones conyugales de los núcleos familiares con niños y adolescentes, distinguiendo entre núcleos de pareja casada, de pareja conviviente, y monoparentales, utilizando para ello los resultados de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO). En primer lugar, se establece la prevalencia de los tipos de situaciones conyugales, así como los cambios en la frecuencia relativa de los mismos entre los años 2004 y 2006. Se encontró que la proporción de núcleos casados se ha incrementado, mientras que la de núcleos convivientes se ha reducido; esta evolución también se observa si se limita el análisis a los núcleos familiares con niños menores de 1 año, siendo más marcada en el caso de Lima Metropolitana. En el año 2006, el 46.78% de los núcleos correspondían a parejas casadas; un 35.45%, a parejas convivientes; y un 17.77%, a estructuras monoparentales. En segundo lugar, se analiza la correlación entre el ingreso relativo y las características del núcleo familiar. Los resultados de las regresiones del ingreso relativo de los hogares sugieren que los núcleos familiares casados están, en promedio, en una mejor situación económica que los núcleos convivientes, y que estos últimos están en mejor situación que los núcleos monoparentales de jefatura femenina. Finalmente, se enfoca el tema de cómo los núcleos familiares comparten recursos entre sus miembros. Para ello, se evalúa el impacto que los ingresos de los distintos miembros tienen sobre indicadores de estrechez económica, controlando por diversas variables. Los resultados respecto al aporte de la cónyuge, cuando el núcleo familiar es biparental con jefe varón, sugieren que los miembros de los núcleos familiares tienden a aportar de formas distintas al bienestar del hogar según se trate de un núcleo casado o de un núcleo conviviente: el aporte de la cónyuge casada es importante para asegurar la estabilidad de ingresos, mientras que el aporte de la cónyuge conviviente es importante para garantizar el número de comidas. Por su parte, los ingresos de los hijos de núcleos casados no tienen impactos significativos en el bienestar del hogar, mientras que, cuando el núcleo es conviviente, los ingresos de los hijos sí son significativos para garantizar el número de comidas, con un impacto marginal comparable al del jefe del núcleo.