CIES - 25 años construyendo conocimiento para mejores políticas

Telefono: (51-1)463-2828

Prácticas agrícolas y adaptación al cambio climático en la pequeña agricultura familiar

    Se encuentra usted aquí

    • Usted está aquí:
    • Inicio > Prácticas agrícolas y adaptación al cambio climático en la pequeña agricultura familiar
Resumen del informe final: 
 
La presente investigación, ganadora del Concurso Anual de Investigación CIES 2017,  se encuentra en actual desarrollo. El informe final será publicado en los próximos meses.
 
 
A continuación acceda a los PRODUCTOS INTERMEDIOS de este proyecto de investigación, camino a su informe final: 
Motivación
En el Perú existen más de 2 millones de productores familiares agrícolas de pequeña escala, cuyos productos alimentarios padecen condiciones extremadamente difíciles, donde la baja productividad (Zegarra y Minaya, 2007; Galarza y Diaz, 2015) y las condiciones climáticas se traducen en rendimientos muy bajos de la producción agrícola. Esto repercute en la seguridad alimentaria  de los productores (Di Falco et. al., 2011). La gran mayoría de los productores agropecuarios peruanos son pequeños productores familiares -poco más del 99%- (CENAGRO, 2012; INEI, 2014), por ello, es relevante formular preguntas alrededor del impacto del cambio climático en este grupo de productores. Estas características indican que el cambio climático tendrá importantes impactos nocivos en el sector agropecuario y en el conjunto de la economía peruana.
 
Objetivo principal, problema de investigación, hipótesis y vinculación a la política pública
Objetivo principal
En este contexto, nos planteamos las siguientes preguntas de investigación: ¿En qué medida el cambio climático impacta en los ingresos y productividad de los pequeños agricultores? ¿Cómo el uso de determinadas prácticas agrícolas puede contrarrestar estos efectos e inclusive, incrementar la productividad de dichos agricultores?
 
Problema de investigación
Los impactos negativos del cambio climático son incrementales, evidentes e irreversibles. Cambios de temperatura media y precipitaciones, momento y distribución de las lluvias, aumento del nivel del mar, entre otros son parte del cambio climático (IPCC, 2007; Verner, 2011; Goh, 2012). Goh explica que dichos impactos tendrán efectos perjudiciales sobre la productividad agrícola, la biodiversidad y los servicios ecosistémicos. Aunque algunos cultivos en algunas regiones del mundo pueden experimentar ganancias, la investigación predice que los impactos globales del cambio climático en la agricultura serán negativos, amenazando la seguridad alimentaria (Keane et. al., 2009; Nelson et. al., 2009; Nelson et al., 2010).
 
Hipótesis
Son dos hipótesis de trabajo:
  • H1: El cambio climático, tanto en temperaturas como en precipitaciones, afecta negativamente a los cultivos y productividad de los pequeños agricultores.
  • H2: Ante este cambio climático, los hogares productores pueden adaptarse al cambio climático implementando Prácticas Agrícolas que conllevan a un incremento de su productividad.
Asimismo, exploramos la decisión de los hogares de adaptarse a dicho cambio climático e implementar dichas Prácticas Agrícolas, modelando la decisión de adaptarse y comparando el efecto de hacerlo contra aquellos que no se adaptan.
 
Vinculación a política pública
El presente proyecto puede promover un diálogo de políticas sobre: (i) dar un mejor acercamiento sobre las prácticas que permiten a los agricultores familiares adaptarse y atenuar los impactos del cambio climático y (ii) mostrar que existe un grupo especialmente vulnerable que debe priorizarse con urgencia. Particularmente, este estudio puede servir de insumo para entidades públicas como el Ministerio de Agricultura (respecto a las prácticas agrícolas que incrementan la productividad) y el Ministerio del Ambiente (respecto a las zonas/provincias afectadas por el cambio climático).
Nota metodológica
El objetivo de esta investigación es analizar cómo ciertas prácticas agrícolas amortiguan y/o revierten los efectos del cambio climático en la producción agrícola de pequeños y medianos productores familiares del Perú.  Para lograr este objetivo se realiza una aproximación cuantitativa, en particular una regresión endógenamente cambiante (endogenous switching regression ) que corrige la endogeneidad entre la producción y productividad agrícola y el uso de prácticas agrícolas. Dadas las características sociales y culturales en la agricultura peruana, las mujeres son particularmente vulnerables a cambio climático, por lo que se incorpora el enfoque de género a la investigación.
 
Previo a la aplicación del enfoque econométrico, se define los ‘lugares’ considerados como afectados por el cambio climático. Para esto, se utilizan series de tiempo sobre temperatura y precipitación a niveles desagregados provenientes de ERA-Interim (temperatura) y Peruvian Interpolated Data of SENAMHIs Climatologycal and Hydrologycal Observations – PISCO (precipitación). Según desviaciones estándar respecto al promedio histórico se seleccionan distritos con variación de temperatura mayor/menor a 1.5 desviaciones estándar durante el año de referencia de la encuesta utilizada (Encuesta Provincial Rural de Hogares).  Posteriormente, con la estrategia econométrica mencionada se estima el efecto del uso de prácticas agrícolas como el uso de semillas mejoradas, abono, control de plagas, entre otros, en contextos de cambio climático.
 
Finalmente, se realizan estimaciones, según esperanzas condicionadas, del valor monetario que se deja de perder por el uso de las prácticas agrícolas en contexto de cambio climático, así como el valor monetario que se podría ganar con el uso de estas. Se analizan efectos heterogéneos y/o diferenciados entre unidades agropecuarias manejadas por varones y mujeres, ante la literatura que sugiere que los entramados sociales y económicos pueden colocar a las últimas en condición de particular vulnerabilidad.
Resultados preliminares
Los resultados preliminares obtenidos muestran que el acceso o uso de prácticas agrícolas es menor en el caso de mujeres, lo cual es consistente con la literatura previa sobre la vulnerabilidad en acceso a técnicas de desarrollo agropecuario de este grupo. La estimación es realizada para dos grupos: para toda la muestra y para el subgrupo de provincias que presentaron desviaciones respecto a su promedio histórico en la temperatura promedio.
 
Para el primer caso, una alta variabilidad climática en temperatura disminuye la producción de quienes usan las prácticas agrícolas seleccionadas (entendidas como estrategias de adaptación al cambio climático), mientras que no es significativa para el régimen de no uso de prácticas. Los efectos de variabilidad en precipitación son nulos. Si bien interesante e informativa, es posible que las provincias y/o distritos con gran variabilidad climática sean estructuralmente distintos a los que no, por lo que la comparación no sería precisa. Por ese motivo, realizamos la misma estimación solo para provincias ‘afectadas’ por el cambio climático, centrándonos en el efecto del uso de las prácticas agrícolas en contextos de cambio climático.
 
Para la estimación restringida a las provincias afectadas, el resultado parece poco intuitivo, pues una alta variabilidad climática aumentaría la producción agropecuaria para el régimen de producción que utiliza las prácticas agrícolas (caso de temperatura), y disminuye la  de aquellos del otro régimen (caso de precipitación). Sin embargo, lo que estaría mostrando estos resultados es que el uso de las prácticas agrícolas estaría revirtiendo los efectos negativos del cambio climático, encontrados en la muestra total. Este resultado preliminar coincide con los trabajos de Deschenes y Greenstone (2007, 2013) sobre el potencial del uso de las prácticas mencionadas.
Resumen bibliográfico
Los efectos del cambio climático en la producción y/o productividad agropecuaria han sido estudiados previamente desde las ciencias agrícolas y economía (Mendelsohn et al. 1994, Deressa y Hassan, Kurukulasuriya y Rosenthal, 2003; Seo y Mendelsohn 2008,  entre otros). La idea en estas investigaciones es que la temperatura y/o la precipitación forman parte de la función de producción agrícola, por lo que variaciones de las primeras afectarían la segunda. Sin embargo, estos poco se han centrado en cómo pueden existir estrategias de adaptación, que podrían reducir, anular o incluso invertir los efectos del cambio climático. En ese sentido, más recientemente existe un grupo de investigaciones que se concentran en cómo impactan estas estrategias de adaptación. Entre otros, se puede revisar los trabajos de Di Falco (2011), Dell et. al. (2014), Moser & Boykoff (2013), Di Falco et. al. (2014) y Deschenes y Greenstone (2007, 2012).
 
Para el caso peruano, son pocos los estudios sobre la relación cambio climático y agricultura. Guzmán (2013), quien realiza para Cusco un estudio de cómo afecta el cambio climático a las unidades familiares agrícolas de dicha región, encontrando efectos mixtos. Orihuela (2014) estudia el impacto de la variabilidad en la temperatura y precipitación (cambio climático) sobre los principales cultivos permanentes (mango, palta, naranja, limón y cacao). Galindo et. al. (2015) encuentra disminución de la producción debido al cambio climático, efecto que se reduce seleccionando cierto tipo de cultivos. Más recientemente, Aragón, Oteiza y Rud (2017) exploran el impacto de variaciones climáticas en la productividad agrícola de agricultores peruanos (2007-2015), analizando además las respuestas de dichos hogares (y su producción) ante dichos eventos en el corto plazo.
 
Con este trabajo buscamos contribuir a esta incipiente línea de investigación en el Perú sobre cómo el cambio climático afecta la producción agrícola, así en cómo ciertas prácticas pueden contrarrestar los efectos de aquel.