CIES - 25 años construyendo conocimiento para mejores políticas

Telefono: (51-1)463-2828

Reformas estructurales, distribución del ingreso y ahorro familiar en el Perú

    Se encuentra usted aquí

    • Usted está aquí:
    • Inicio > Reformas estructurales, distribución del ingreso y ahorro familiar en el Perú
Resumen del informe final: 

El ahorro interno tiene un papel muy importante en el proceso de acumulación y en el crecimiento sostenido de un país (Feldstein y Horioka 1980, Feldstein y Bachetta 1991, Schmidt-Hebbel et al. 1996).

En el caso peruano, uno de los problemas estructurales del crecimiento económico es la baja tasa de ahorro interno con respecto a la inversión realizada (Thorne 1986, Thorne et al. 1987, Gonzales et al. 1997). Las reformas estructurales aplicadas desde 1991 no han modificado esa tendencia, por lo que el ahorro interno aún es escaso para financiar la inversión.

El objetivo de este documento es analizar los efectos de las reformas estructurales aplicadas desde inicios de la década de los noventa y los cambios ocurridos posteriormente en la distribución de los ingresos sobre el ahorro familiar. Para ello utilizamos una muestra de familias en panel obtenida a partir de las Encuestas de Niveles de Vida (ENNIV) de 1991, 1994 y 1996 .

El ahorro de las familias es definido como la parte de los ingresos disponibles que no se consumen en el presente , es decir, constituye una sustitución del consumo presente por consumo futuro. Las familias ahorran por distintos motivos: para conformar un fondo de recursos que les permita enfrentar futuras contingencias tales como el desempleo, la reducción drástica del ingreso real o la posibilidad de enfermarse (Schechtman 1976, Bewley 1977, Schechtman y Escudero 1977, Skinner 1988); para crear una provisión para la época del retiro (Kotlikoff 1988); debido a que enfrentan restricciones de liquidez (Hayashi 1985, 1987; Zeldes 1989; Deaton 1991; Japelli y Pagano 1994); y por el deseo de adquirir bienes durables (Deaton 1992). Desde tales perspectivas, una baja tasa de ahorro familiar puede afectar el bienestar futuro de las familias. Las familias también pueden postergar el consumo presente por uno mayor en el futuro, si es que la rentabilidad esperada (o interés esperado) producto de depositar el dinero en las entidades financieras es alta. Sin embargo, como lo veremos más adelante, el efecto de la tasa de interés sobre el ahorro no es muy clara.

De acuerdo a la información obtenida a partir de la muestra de familias en panel, entre 1991 y 1994 el porcentaje de hogares que ahorraban disminuyó de 67,6% a 59,7% y su tasa promedio de ahorro cayó de 9% a 2%. No obstante, durante el período 1994-1996 el ahorro familiar se recuperó: en 1996 el número de familias que ahorraron se incrementó a 64,9% y la tasa promedio de ahorro llegó al 5%.

¿Por qué en un contexto de crecimiento económico se redujo el ahorro de las familias? ¿Es posible encontrar la respuesta analizando los efectos de las reformas estructurales sobre la posibilidad de obtener ingresos y en la decisión de consumo de las familias? Esta investigación trata de responder tales preguntas.