CIES - 25 años construyendo conocimiento para mejores políticas

Telefono: (51-1)264-9855

Estimando la regalía óptima: El caso de la minería metálica peruana

    Se encuentra usted aquí

    • Usted está aquí:
    • Inicio > Estimando la regalía óptima: El caso de la minería metálica peruana
Resumen: 

Un tema de reciente discusión en Perú y otros países es la aplicación de regalías a los sectores extractivos de recursos naturales, principalmente a la minería, cuya controversia abarca desde la idoneidad de su aplicación y cálculo hasta el destino de los eventuales ingresos a obtener.

En el Perú, a partir de la década pasada, el Estado aplicó una regalía al sector minero a fin de revertir parte de las utilidades generadas por el sector minero hacia la inversión en el desarrollo local. Conforme al Decreto Supremo Nº 88-95-EF, esta regalía fue equivalente al 20% del impuesto a la renta de las actividades extractivas metálicas. Puesto que el Estado fue quien pagó la regalía como parte de los impuestos, esta regalía no tuvo mayor relevancia en el desempeño del sector minero.

Es a partir del año 2004 que aparece la Ley 28258 en donde la regalía minera equivale una tasa (de 1 a 3%) de los ingresos por ventas del sector minero. Bajo esta modalidad, el sector minero es quien debería pagar la regalía independientemente de los impuestos normalmente aplicados, lo cual ha conllevado a la fecha a un largo debate del tema.

No esta en discusión el derecho de aplicar una regalía puesto que el Estado al ser dueño de los recursos naturales tiene el derecho legítimo de cobrar una renta sobre el uso o explotación de estos recursos. La discusión se centra en dos interrogantes: ¿esta regalía esta siendo adecuadamente redistribuida? ¿esa tasa asegurará una regalía óptima al Estado?.

La actual coyuntura de precios de los metales favorece al sector minero peruano, cuyos ingresos han superado las expectativas. Sin embargo, a raíz de los enfrentamientos entre algunas mineras y los poblados donde se extrae los minerales es de suponer que esta bonanza no está necesariamente repercutiendo sobre la sociedad directamente involucrada.

En la actualidad es evidente que la explotación minera, lejos de contribuir a un desarrollo de los pueblos, a veces conlleva a pasivos ambientales que las empresas mineras generalmente no están dispuestas a asumir.