CIES - 25 años construyendo conocimiento para mejores políticas

Telefono: (51-1)463-2828

La Pobreza y su Dinámica en el Sur del Perú

    Se encuentra usted aquí

    • Usted está aquí:
    • Inicio > La Pobreza y su Dinámica en el Sur del Perú
Resumen del informe final: 

En el presente documento se realiza un estudio de la pobreza y su dinámica en la Macro Región Sur del Perú que abarca a los departamentos de Apurímac, Arequipa, Cusco, Madre de Dios, Moquegua, Puno y Tacna, empleando la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) para el periodo comprendido entre los años 2004 y 2008. Entre los principales resultados del estudio podemos mencionar los siguientes:

Los resultados del análisis unidimensional de la pobreza monetaria a nivel agregado a través del  gasto per cápita de los hogares mediante el enfoque de Foster, Greer y Thorbecke, muestran que hubo una reducción en la tasa de pobreza en la Macro Región Sur de 54.03%  (en el año 2004) a 46.48% (en el año 2008); una reducción en la brecha de pobreza de 19.61% a 16.02% y una reducción en la severidad de la pobreza de 9.48% a 7.41% en el mismo periodo. Por ámbito geográfico, la pobreza en el ámbito urbano se redujo en 10.66% y en el ámbito rural en 4.52%. La pobreza extrema en el ámbito urbano se redujo en 0.36%; mientras que el ámbito rural en 4.7%. Por dominio geográfico, si bien en la sierra la tasa de pobreza entre los años 2004 y 2008 se redujo de 58.56% a 52.27%, las mayores reducciones se dieron en la selva (14.49%) y la costa (13.55%). La brecha de pobreza en la sierra se redujo en 3.72%, en la costa 3.34% y en la selva 3.12%. La severidad de la pobreza en la sierra se redujo en 2.31%, en la costa 1.20% en la selva 0.88%.

A través de un análisis de robustez de la reducción de la pobreza a nivel de los hogares  se encontró los siguientes hallazgos: 1) Los hogares en el 2004 fueron más pobres con respecto al año 2008; 2) los hogares localizados en la sierra son más pobres con respecto a los hogares de la costa y 3) los hogares del ámbito rural son más pobres con respecto a los hogares del ámbito urbano y 4) los hogares de los departamentos de Apurímac, Cusco y Puno son más pobres que los hogares localizados en Arequipa, Moquegua, Tacna y Madre de Dios.

Los resultados de la descomposición de la pobreza en los efectos crecimiento y distribución de Datt-Ravallion en la Macro Región Sur entre los años 2004 y 2008, muestran en primer lugar, que la tasa de pobreza se redujo en 7.24%; la brecha de pobreza en 3.79% y la severidad de la pobreza en 2.2%. En segundo lugar, la reducción en la pobreza es explicada por el efecto crecimiento en un 18.28%, el cual fue amortiguado por un efecto inverso distributivo (11.86%) e interacción (0.81%). Lo cual significa, que si bien hubo un crecimiento pro-pobre, la desigualdad del ingreso ha empeora en la esta Macro Región.

Al realizar la descomposición de la reducción de la pobreza por ámbito geográfico, los resultados muestran que la pobreza en el ámbito urbano se redujo en 5.26% mientras que en el ámbito rural apenas 2.29%. Esta reducción se explica en un 99.96% por la reducción de la pobreza dentro de cada sector (urbano y rural), en un 0.03% por la variación de la participación de los hogares entre el ámbito urbano y rural y en un 0.01% por la interacción de los dos efectos anteriores.

En lo referente la descomposición de la pobreza a nivel departamental, los resultados muestran que las mayores reducciones en la pobreza se dieron en Puno (4.93%) y Arequipa (3.38%); mientras que en Tacna (0.55%), Moquegua (0.28%), Madre de Dios (0.27%) las reducciones han sido muy pequeñas. En Cuzco (1.81%) y Apurímac (0.48%) las tasas de pobreza se han incremento. Estos resultados se explican en un 94.25% por la variación de la pobreza al interior de los departamentos, en un 4.83% por la variación de los hogares entre los departamentos y en 0.92% por la interacción de los dos efectos anteriores.

Con respecto a la variación de la pobreza por el nivel de educación del jefe de hogar,  la descomposición sectorial de la pobreza muestra que la reducción de la pobreza se dieron en todas las categorías de educación con excepción del nivel superior no universitaria incompleta en el cual la pobreza aumento muy ligeramente. Las mayores reducciones en la pobreza se dieron para los jefes de hogar que tienen el nivel de educación secundaria completa (2.42%), primaria incompleta (0.945%), superior universitaria completa (0.88%), las cuales son explicadas en un 84.64% por la reducción de la pobreza dentro de los niveles de educación, en un 13.6% por la variación en la participación de la población entre los niveles y en un 1.76% por la interacción de los dos efectos anteriores.

En lo referente a la reducción de la pobreza por tipo de contrato, las mayores reducciones de la pobreza ocurrieron para los trabajadores con contrato fijo (3.80%), seguido de los trabajadores sin contrato (3.6%) y los trabajadores nombrados o con contrato indefinido (2.02%). Estas reducciones se explican en un 97.36% por la variación de la pobreza dentro de los tipos de contrato, en un 17.73% por la variación de los trabajadores entre los tipos de contrato y en un efecto interactivo con signo contrario de 15.1% de los efectos anteriores.

En lo referente al comportamiento dinámico de la pobreza, la información de datos de panel para el periodo 2002 y 2006, muestra que las transiciones hacia la pobreza o hacia fuera de ella son intensas. En este periodo, los hogares que logran escapar de la pobreza bordean un porcentaje promedio de 25.52%. Por el contrario, los que caen en el estado de pobreza muestran un porcentaje promedio de 22.16%. Asimismo, las estadísticas muestran que el 74.66% de los hogares han pasado al menos por un período de pobreza en el curso de los 5 años, y que además existe un porcentaje de 26.69% de hogares en condiciones de pobreza permanente.

En lo referente a los determinantes del ingreso la estimación por el método de Mínimos Cuadrados Ordinarios, sugiere que el nivel de educación de los jefes de hogar, el número de perceptores de ingreso en el hogar, la cantidad de tierras que tiene el jefe hogar, la tenencia de servicios básicos, el número de habitaciones de la vivienda y el tipo de empleo del jefe de hogar tienen efectos positivos sobre el ingreso per cápita de los hogares; mientras que el número de miembros del hogar afecta negativamente.