CIES - 25 años construyendo conocimiento para mejores políticas

Telefono: (51-1)264-9855

Remesas internacionales y bienestar: Una aproximación para el caso Peruano

    Se encuentra usted aquí

    • Usted está aquí:
    • Inicio > Remesas internacionales y bienestar: Una aproximación para el caso Peruano
Resumen del informe final: 
Si las migraciones del campo a la ciudad fueron uno de los fenómenos sociodemográficos más importantes del país hacia la mitad de la década del siglo XX –y de otros países que en su momento cruzaron el umbral de la modernidad–, no es menos cierto que las migraciones de peruanos hacia otros países son un fenómeno que por efectos de la globalización podría llegar a ser al menos igual de importante que el primero. Y es que no solo la explosión demográfica explica el movimiento de personas, sino que los desempleados o mal remunerados que habitan las ciudades, habiendo perdido la autosuficiencia productiva al abandonar la agricultura, deben buscar otras alternativas para sobrevivir. De este modo, ciudades ubicadas en países con un mayor grado de desarrollo que el nuestro, se constituyen en “polos de atracción” para personas en busca de mejores horizontes. El rasgo distintivo de este proceso migratorio, similar al de otros países en vías de desarrollo, es que por primera vez desde por lo menos hace dos siglos, el flujo de personas se dirige hacia los países desarrollados, y no a la inversa (Sartori 2001).
Las marcadas diferencias económicas entre los países desarrollados y aquellos en desarrollo nos ayudan a explicar la creciente migración que ha experimentado el mundo y a comprender las características de los flujos de remesas. Como es de esperarse, ambos fenómenos forman parte de un mismo proceso económico, en el que se tiene tanto la globalización del comercio y del capital (que incluye también a las remesas) como el movimiento mundial de personas (The Economist 2004). Esta interrelación se puede apreciar en diversas decisiones que se toman en el seno familiar y en las que los diversos miembros del hogar pueden optar por migrar como una estrategia personal o familiar para mejorar sus condiciones de vida (véase el gráfico 1).